sábado, 6 de junio de 2009

Sobre Raymundo Gleyzer II


RAYMUNDO GLEYZER, A 26 AÑOS DE SU DESAPARICION
Autor: Paulo Pécora
Nota publicada en Junio de 2002

Darle voz a los que no la tienen. Registrar con honestidad sus necesidades, miserias y alegrías, sus pequeños grandes heroísmos cotidianos. Pero sobre todo concientizar, ayudar a reflexionar sobre la realidad, alertar sobre las mentiras, la opresión, las injusticias y, a partir de allí, generar las condiciones necesarias para el cambio; hacer posible la revolución. Esos eran algunos de los objetivos que se había propuesto alcanzar Raymundo Gleyzer a través de sus películas, antes de que fuera secuestrado por un grupo de tareas el 27 de mayode 1976, durante la última dictadura militar. A 26 años de su desaparición, y cuando el país pasa por un momento tan incierto como aquel, el Movimientode Documentalistas locales -un grupo de realizadores a los que influyó de distintas formas,tanto en lo político como en lo social- realizó el lunes 27 un homenaje en su honor, en recuerdo a su valentía de cineasta comprometido, y fijó como Día del Documentalista en Argentina la fecha en la queintentaron sin éxito silenciar su voz. Porque hoy, más que nunca, su voz sigue viva en sus films, pero especialmente en todos aquellos documentales en los que la lucha actual de un pueblo que no se resigna queda registrada cada vez con mayor fidelidad.

La influencia de su cine comprometido y militante llega hasta nuestros días -al igual que la del Grupo Cine Liberación de Octavio Getino y Fernando "Pino"Solanas, de quienes se distinguía por tener concepciones políticas e ideas estéticas diferentes- y repercute hoy en la producción de numerosos grupos de cine insurgente volcados especialmente a documentar las miserias del país y a mostrar los modos inusuales con los que marginados y excluidos se enfrentan a la explotación y hacen valer sus derechos.

La figura de Gleyzer, quien usó su cámara como un arma para expresar su compromiso con la realidad, fomentar el cambio y denunciar la corrupción y las injusticias en el país y en Latinoamérica, es muy respetada además por la valentía de sus investigaciones y los temas que se animó a tratar. La importancia de su obra y su ejemplo de vida fueron retratados en el libro "El cine quema. RaymundoGleyzer", de Fernando Martín Peña y Carlos Vallina, y más recientemente en la película "Raymundo-Cine de laBase", de Ernesto Ardito y Virna Molina. Además,fueron abordados en dos nuevas publicaciones: "El cine de las historias de la revolución", de Octavio Getino y Susana Velleggia, y en un artículo de Emilio Bernini publicado en el número dos de la revista Kilómetro 111.

Su cine procede en parte del documental etnográfico, pero Gleyzer provenía también del periodismo televisivo y reconocía en el modelo itinerante del holandés Joris Ivens a una fuente de inspiración para sus viajes por Latinoamérica. Obras clandestinas, instrumentos de denuncia y contrainformación, sus films se enmarcaban en los ideales políticos del Grupo Cine de la Base, que además de él estaba integrado por Nero Barbieris, Alvaro Melián y Jorge Denti, entre otros.

"Los traidores", su único film de ficción, realizado en la clandestinidad entre 1972 y 1973, es quizás el más famoso de todos los que rodó junto al Grupo Cine de la Base, porque en él denunció a la burocracia sindical, además de realizar un feroz análisis crítico del deterioro que comenzaba a experimentar la jerarquía gremial argentina en los años 70. Además de ser un ejemplo de cine militante, el film "constituye -según el libro de Peña y Vallina-uno de los casos extremos en materia de censura política: muerte para su realizador, destierro para buena parte de los actores y técnicos involucrados, desgracia para quienes no pudieron irse del país, silencio y consecuente olvido para todo el conjunto".

También son célebres, entre otros trabajos, susdocumentales etnológicos y políticos como "La tierra quema" (1964), "Ocurrido en Hualfín" (1966), "México, la revolución congelada" (1970) y "Me matan si no trabajo y si trabajo me matan" (1974). Su vinculación con sectores del peronismo revolucionario y de la izquierda marxista lo llevarona realizar los "Comunicados" destinados a informar y justificar las acciones guerrilleras del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), como por ejemplo "Swift 1971", en relación al secuestro del cónsul inglés dueño del frigorífico Swift.

Después de la desparición de Gleyzer, los otros miembros del Grupo Cine de la Base filmaron dos películas en las que -como él- trabajaron con los testimonios de aquellos que se encontraban perdidos, empantanados, entre sus representantes y sus opresores: "Las vacas sagradas" (1975-77) y "Las AAA son las tres armas" (1977), un documental basado en la "Carta abierta a la Junta Militar", de RodolfoWalsh, asesinado por la dictadura un día después de escribirla. Según dicen Octavio Getino y Susana Velleggia en "El cine de las historias de la revolución", Gleyzer y sus colegas sentían a principios de los 70, en un momentode la Argentina en el que se esperaba el regreso de la democracia, "la necesidad de continuar con una militancia clandestina, tanto en términos de la acciónpolítica como cinematográfica". Compuesto por cineastas, actores, obreros y estudiantes, Cine de la Base buscaba "desenmascarar a los dirigentes sindicales traidores y colaborar con los esfuerzos de la clase obrera para identificar alenemigo interno y luchar por el socialismo", tal como lo expresó el propio Gleyzer en 1973, al presentar "Los traidores" en el Festival de Cine Pesaro, en Italia.
En la obra de Gleyzer, a diferencia del Grupo Cine Liberación, otro importante grupo de cine político y militante, no estaba tanto la búsqueda de una innovación del lenguaje cinematográfico, sino más bien la de usar las estructuras narrativas tradicionales para abordar temas políticos conflictivos y hacerlos accesibles al pueblo. Su obra fue un cine crítico, cuyo sentido estaba más en las ideas y actitudes que intentaba promover, que en la revolución de las formas cinematográficas yestéticas; Gleyzer buscaba llegar de forma clara y eficaz al "hombre concreto", para concientizarlo, movilizarlo y abrirle los ojos conrespecto a sus circunstancias históricas. MCI
Publicado originalmente en MCI - Megasitio de Cine Independiente (http://www.cineindependiente.com.ar/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada